Seleccionar página

En este trimestre, las empresas están haciendo sus presupuestos para el próximo año. La gran mayoría de empresas estarán presupuestando un incremento en las ventas. Dicho incremento, entre otros motivos, viene dado por las oportunidades de negocio que presenta el mercado. Ahora bien, cómo se detectan las dichas oportunidades. En este artículo hablaré de las oportunidades de negocio: cómo detectarlas.

El primer aspecto a considerar es cómo podemos detectar las oportunidades de negocio. Para ello hemos de preguntar a nuestros vendedores cómo perciben el mercado. Nuestros vendedores hablan con los clientes y saben qué piensan y cómo está el mercado. También, hemos de preguntar a nuestros clientes o franquiciados sobre dicha evolución. Todos ellos perciben la evolución qué puede tener el mercado e indicarnos dónde están las nuevas oportunidades de negocio.

En segundo lugar, qué beneficio nos aporta detectar las oportunidades de negocio. El primer beneficio es que nos permite focalizar en lo que realmente es importante. Además, conseguimos aumentar el compromiso del equipo comercial. Este compromiso lo conseguimos al preguntarles y hacerles partícipes de la solución. Finalmente, conseguimos que todos tengamos la misma dirección en la empresa.

Finalmente, es clave explicar las herramientas que se han de utilizar para detectar las oportunidades de negocio. Las oportunidades las detectamos a través de la investigación. La investigación puede ser cuantitativa o cualitativa. No obstante, lo más importante no es qué metodología utilizamos. El aspecto más importante es tener claro el objetivo que buscamos con la investigación. Por este motivo, además de la propia investigación haremos workshops para conseguir unos buenos resultados. Estos workshops han de acabar en un plan de acción en el que indicamos qué haremos y cómo lo haremos.

Me gustaría concluir este artículo indicando que las oportunidades de negocio siempre están presentes en el mercado. Por este motivo, es importante dedicar tiempo con nuestros comerciales, clientes o distribuidores. Ellos agradecerán este interés y se involucrarán más en nuestro día a día. Escuchar, preguntar y comunicar nuestras acciones a nuestros grupos de interés nos ha de permitir conseguir mejores resultados. Además, un cliente, empleado o distribuidor satisfecho es una persona que nos facilita nuestra tarea comercial.